¿Qué es un concurso de acreedores?

Entrada original publicada en perebrachfield.com

Análisis sobre qué es un concurso de acreedores en la realidad empresarial

¿Qué es un Concurso de acreedores?

Definición académica del concurso de acreedores:

El concurso de acreedores es el proceso por el cual se procura que un deudor insolvente satisfaga, en la medida de sus posibilidades, a una pluralidad de acreedores. Como son varias o muchas personas las que ostentan créditos contra el deudor insolvente, el cobro de la totalidad de las deudas puede ser imposible.

En el concurso de acreedores se aplica el principio jurídico de “par condicio creditorum” que es una locución latina que significa igual condición de crédito. Es un principio del derecho concursal que consiste en la paridad de tratamiento en igualdad de condiciones, para los acreedores. Su objeto es la satisfacción a prorrata (proporcional) de los derechos de los acreedores, respetando la respectiva posición preferencial que tengan los mismos en virtud de la ley (por ejemplo, un acreedor hipotecario).

Por tanto, se articula este proceso, que trata de ofrecer:

  • Alternativas de pago, para permitir la continuidad de la actividad.
  • Una solución parcial pero igualitaria para todos los acreedores, respetando el orden legal de prelación de créditos.
  • En el peor de los casos, la liquidación del patrimonio del deudor para aplicarlo al pago de deudas.

Ahora bien, en el mundo real empresarial lo que sucede cuando nos encontramos ante los concursos de acreedores es muy diferente a la definición académica de lo que es en teoría un concurso de acreedores.

  

 ¿Qué es un Concurso de acreedores en la práctica empresarial?

  • Más del 90% de los concursos acaban en liquidación de la empresa
  • Menos del 10% acaban en convenio que se cumple

 

Las estadísticas sobre los concursos de acreedores

Según el Anuario Concursal 2019 elaborado por el Colegio de Registradores de España en 2019 el número de concursos analizados, según la fecha del auto de declaración, repunta un 14%, superando los 4.100, claramente por encima del suelo de aproximadamente 3.500 concursos que aparentemente se había establecido durante los últimos años.

El 70% de las concursadas sigue sin tener ninguna posibilidad de reducir su deuda. La concursada típica continúa perteneciendo al sector servicios (no inmobiliarios), inicia el procedimiento con doce años de edad, tiene contratados más de 6 empleados y un pasivo que supera ligeramente los 400.000 euros (frente a los casi 600.000 euros de 2015, o los 900.000 euros de 2014).

La situación financiero patrimonial en la que se encuentran las sociedades que inician el procedimiento (voluntario en el 94,2% de los casos) sigue estando bastante deteriorada: dos tercios reflejan pérdidas netas (resultado del ejercicio negativo) y más de la mitad de ellas ni tan siquiera se puede plantear la devolución de la deuda por su falta de recursos generados (el resultado del ejercicio más amortizaciones y provisiones ofrecen también resultado negativo).

De nuevo, tan solo alrededor de un 15% de las empresas concursada tendría (en teoría) capacidad financiera suficiente como para cumplir un convenio aprobado dentro de los límites habituales de la Ley concursal.

 

En consecuencia ¿Qué es un Concurso de acreedores en la práctica empresarial?

En 2019, y ya como característica estructural del procedimiento, de las 2.067 fases sucesivas iniciadas (convenio o liquidación), un 83,8% fueron liquidaciones directas, y un 9,7% liquidaciones procedentes de intentos fallidos de reestructuración.

En consecuencia, las liquidaciones totales son: 83,8% + 9,7% = 93,50%

En más de 1.500 casos, se produce incluso la conclusión del concurso simultáneamente a su apertura, por insuficiencia de recursos del deudor concursado para costear el procedimiento concursal.

En relación a las expectativas de cobro de los acreedores ordinarios (y siempre bajo el supuesto de cumplimiento íntegro de los pagos), la mediana en 2019 ha sido sensiblemente mejor que los últimos años, el 49,1% del pasivo (47,6% en 2018, 47,1% en 2017, y 46,2% en 2016), ascendiendo al 92,1% (75,8% en 2018) en el caso de propuestas anticipadas de convenio, esto es, sin necesidad de celebración de junta de acreedores.

En 2019, de los 94 casos analizados, en tan solo uno de ellos se ofreció a los acreedores la posibilidad de participar del riesgo del capital, por medio de un crédito participativo.

 

Duración del concurso de acreedores

Diferenciando por tipo de tramitación, en los concursos abreviados la fase sucesiva (liquidación o convenio) se inicia en menos de un año en más de dos tercios (66%) de los casos (62,3% en 2018, 61,6% en 2017 y 57,6% en 2016), mientras que en los ordinarios ese plazo solo lo cumplen el 42%.

Sea cual sea la tramitación, el procedimiento es típicamente más rápido en aquellos concursos solicitados por el deudor, es decir, voluntarios.

En 2019 se ha estimado que el concurso típico abreviado tarda 716 días; es decir, casi dos años, en concluir (937 en 2018 y 990,5 en 2017), mientras que los ordinarios requieren de 2.077 días, o sea más de cinco años y medio (2.009 en 2018 y 1.698 en 2017).  La mayor parte de este tiempo se consume en la fase de liquidación, siendo ajeno por tanto a cuestiones procesales.

 

 

Consultoría y formación en materia de concursos de acreedores

Nuestra consultora ofrece un servicio de consultoría y formación en materia de concursos de acreedores. Antes de presentar un concurso de acreedores, realizamos el estudio previo de la situación económico financiera del deudor y le aconsejamos sobre la mejor solución a su caso personalizado.

Por otro lado, si un deudor de su empresa ha presentado concurso de acreedores le aconsejamos sobre cual es la mejora manera de proceder.

Consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto:: http://perebrachfield.com/contacto/  o llamando al teléfono: 93 296 96 61.

 

 

Servicio de recobro de impagados

Nuestra consultora ofrece un servicio de recobro de impagados extrajudicial basado en la negociación directa con el deudor; a lo largo de las negociaciones, el gestor de recobro de impagados llega a un acuerdo de pagos adaptado a la situación financiera del moroso. El estudio previo de la situación económico financiera del deudor y la personalización de las gestiones de recobro de impagados son la clave del éxito.

Consúltenos sin compromiso sobre el  recobro de impagados  a través de nuestro formulario de contacto:: http://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al teléfono: 93 296 96 61.

 

 

Aula Virtual de formación en recobro de impagados y Credit Management de Brachfield Credit & Risk Consultants para hacer frente al tsunami de impagados

Nuevos cursos in company online de cobro de facturas, recobro de impagados, cursos de recobro de impagos e-learning y cursos por videoconferencia de cómo hacer el recobro de impagados que provocarán la crisis económica del Covid-19:  consúltenos sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto: http://perebrachfield.com/contacto/ o llamando al: 93 296 96 61.

 

 

 

Autor: Pere Brachfield
Todos los derechos reservados; se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo

 

 

 

La entrada ¿Qué es un concurso de acreedores? aparece primero en Credit & Risk Consultants.

Sin comentarios | Leído 39 veces
Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *